Martes 4 de octubre de 2022

Columna / noviembre 1, 2020 / Tiempo de lectura 5 minutos, 22 segundos

Usar las donaciones como pretexto para lucrarse

Escrito por : Joaquín W. Chávez
publicado hace 1 año

La corrupción en nuestro país no se detiene en medio de una pandemia global que ha dejado a su paso luto y golpes a la economía de millones de familias. En muchos lugares de nuestro país la ciudadanía ha dado a conocer incidentes de corrupción, en especial relacionados con los contratos o ayudas que deberían ser exclusivamente para solventar necesidades de la población.

Decenas de millones de dólares destinados para mitigar la pandemia han terminado en los bolsillos de políticos, sus familiares y colaboradores cercanos. En especial, a través de compras con precios inflados de insumos de higiene y alimentos, los corruptos se han aprovechado de las deficiencias en los sistemas de transparencia y organismos de control.

El municipio de Intipucá ha sido testigo de cómo, cada vez con menor vergüenza, esta administración municipal que lidera el edil Elenilson Leonzo Gallo, se han dedicado a expoliar decenas de miles de dólares sin justificar la inversión al momento de realizar los pagos. Ejemplo de ello es lo revelado la semana pasada en relación a un pago superior a los $7 mil por un alquiler de máquinas que jamás brindó servicio alguno en El Icacal.

Al revisar información oficial en manos de este medio, es claro que esas no son conductas aisladas, sino por el contrario, la regla general es emitir pagos de forma fraudulenta y las excepciones son aquellos pagos que se hacen bajo el manto de legalidad. Por ejemplo, el día 26 de septiembre el edil Leonzo Gallo, compartía en su perfil personal de facebook que habían recibido dos rastras de maíz. El día siguiente en un facebook live el Edil, relataba de manera orgullosa, que con el Ministerio de Agricultura y Ganadería había logrado una donación de 1,558 quintales de maíz trasladados en 2 rastras.

Sin embargo, en la sesión de Concejo del día 30 de septiembre del corriente año, tal como consta en el acuerdo número siete del acta número 25 los señores Elenilson Leonzo Gallo,  José Elías Ponce, René Abel Berríos y Ana Maribel Alvarado, votaron para que se pagará la cantidad de $3,195.00 por 3 fletes del maíz desde Acajutla. Es decir, la municipalidad pagó un viaje extra de los que en realidad se hicieron; eso significó un pago no justificado y consecuentemente ilegal de $1,065.00. La vergüenza escasea en el palacio municipal.

Es decir, a pesar de que públicamente el señor Alcalde había dicho no menos de 3 ocasiones en distintos facebook live que el maíz se había trasladado en 2 rastras, aprovechando la "ventaja" que le da tener una fracción cómplice y unas unidades como la de tesorería y UACI sin capacidad de negarse a acatar órdenes ilegales, le agregaron un viaje adicional que nunca existió. Dice un silogismo bíblico el que es infiel en lo poco, también es en lo mucho.

Lo anterior podría quedar como una anécdota; empero, al seguir revisando la misma acta 25 del 30 de septiembre se encuentra otro hecho revelador: el edil Leonzo Gallo y su fracción, acordaron gastar la cantidad de $12,000.00 para la distribución del maíz con el que se benefició a las familias de Intipucá. Esto quedó así registrado en el acuerdo número once del acta 25 de la fecha citada.

Si bien es cierto que la distribución del maíz requería una logística y gasto en algunos componentes necesarios, como combustible en los vehículos municipales utilizados o alquiler de un carro en la parte final de la distribución, lo cierto es que no se justifica asignar $12 mil para ese reparto toda vez que esta estuvo a cargo de empleados municipales y trabajadores eventuales y a ambos se les paga de otra partida.

A pesar de que en sus transmisiones en vivo el edil de Intipucá dice decía que con eso se beneficiaba a la población, lo cierto es que visto los documentos que justifican los ingresos, el más beneficiado con esa donación fue él, que entre el fletaje y la distribución del maíz facturó la cantidad de $15,195.00. Esto ocurría al mismo tiempo que le decía a los empleados que no contaba con fondos para pagarles el salario correspondiente a septiembre.

El decreto de emergencia por medio del cual se le asignaron $600 millones a las alcaldías, establecía la condición  que en cada municipio se debían crear Comisiones Institucionales de Rendición de Cuentas. En Intipucá esta se creó según el acuerdo número 25 del Acta número 21 del día diecisiete de agosto del presente año. Todos los integrantes son empleados de la municipalidad y no se dio espacio en ellas a representantes de la ciudadanía. Hasta esta fecha no han hecho público ningún informe del uso de los fondos de emergencias trasladados hasta la comuna. Ahora tendrán la justificación de que el jueves los diputados en la Asamblea Legislativa prorrogaron 4 meses más la presentación de informes.

La corrupción, entendida como el abuso de la función pública para beneficio propio, es algo más que un desperdicio de dinero: limita la capacidad para desde la municipalidad, contribuir a realizar proyectos de infraestructura y de desarrollo humano que permita que todos los ciudadanos se beneficien. La corrupción ya era un problema antes de la crisis, pero la pandemia de COVID-19  que ha traído decenas de miles de dólares a las alcaldías, acrecentó ese cáncer de esta sociedad.

 


Si te ha gustado comparte
   Compartir   

Temas de interes



Relacionados

IntipucaCity

Portal oficial de los Intipuqueños en el mundo con información veraz, oportuna y objetiva

Copyright © 2001-2021 intipucacity.com. All Rights Reserved.